¿Por qué comprar un armario ignífugo?

Si estás un poco indeciso acerca de si necesitas o no un armario ignífugo, aquí despejaremos tus dudas con el fin de que hagas una compra de manera informada y con menos dudas de las que puedas tener en este momento.

Seguramente habrás visto en la mayoría de empresas y oficinas, los armarios en los que se almacenan los documentos, objetos farmacéuticos, objetos personales, videos y demás información delicada, etc.

La diferencia es que los armarios ignífugos además de permitir mayor organización de estos objetos y funcionar como archivadores, también ofrecen protección en contra del fuego con el fin de evitar que los que sea guardado en su interior se incendie.

Hay estadísticas que prueban que al menos siete mil empresas al año se ven afectadas por incendios en sus instalaciones y muchas de ellas pierden mucha información sensible y activos que son de gran valor en estos incendios. Producto de eso, muchas de ellas deben declararse en quiebra luego de apagar las llamas del fuego al perder toda esa información valiosa.

Con esto no estamos diciendo que tu empresa tenga que verse afectada por el fuego pero ¿quieres arriesgarte y dejarlo al azar?

Además de esta protección frente a los embates del fuego, los armarios ignífugos ofrecen la ventaja de evitar que los documentos se degraden con el paso del tiempo. Es decir, que la humedad y el paso del tiempo no afecte en gran medida a los documentos y soportes de gran importancia que se guarden en el archivo.

Los armarios ignífugos tienen estas propiedades porque están fabricados con materiales aislantes del fuego y no combustibles. Además, cuentas con unas juntas de dilatación cuya función consiste en expandirse hasta 20 veces su espesor inicial con el fin de sellar las aperturas que existan en las puertas y conductos de ventilación. De igual manera, la mayoría de los armarios ignífugos cuentan con sistemas automáticos de cierre de las puertas en los que tienen unos componentes termofusibles; y todos estos sistemas de protección del armario se activarán en el momento en que la temperatura del ambiente donde se encuentre supere los 50 grados centígrados.

¿Cuáles son los usos de los armario ignífugos?

En resumen, los armarios de este tipo sirven para dos cosas específicas: por una parte, tienen la función de aislar el interior del armario para que no lo afecte cualquier cosa que ocurre en el exterior del mismo y al mismo tiempo, proteger los documentos y cualquier otro objeto sensible como vídeos o películas y también, en caso de que trabajemos con materiales inflamables o químicos peligrosos, conviene que podamos protegerlos del fuego y de las consecuencias de que éste los alcance.

Existen diversas clasificaciones de los armarios ignífugos dependiendo se su resistencia y de los minutos que el interior del armario tarda en alcanzas los 180 grados kelvin. En cuanto a la normativa de este tipo de armarios, en Europa hay dos normas que los rigen para su clasificación y son las siguientes:

  • EN 15659

Esta normativa está enfocada en los distintos armarios y cajas fuertes que tienen como objetivo proteger los documentos de la exposición al fuego durante un tiempo que varía entre los 30 y 60 minutos. Cada armario o cja de seguridad está debidamente identificado con el tiempo que es capaz de resistir el fuego: por ejemplo,

EN 15659 LFS 30 P (en caso que de ofrezca una resistencia de 30 minutos) o EN 15659 LFS 60 P (en caso de que pueda resistir 60 minutos sin que el fuego afecte su interior).

  • EN 1047-1

Adicionalmente al hecho de que los armarios y cajas fuertes con esta clasificación sean capaces de ofrecer protección contra el fuego en su interior, todos los que posean esta normativa europea además poseen cierres que son capaces de evitar que entre el humo o el agua de los sistemas antiincendios de las empresas o del agua que puedan emplear los bomberos para aplacar el incendio.

El hecho de que un armario o caja fuerte cuente con la certificación de la norma EN 1047-1, significa que habrá pasado con éxito las pruebas y ensayos más exigentes en el Institute of Material Testing at the University of Braunschweig (MPA). Un ejemplo claro de estas pruebas son por ejemplo, que sometan al armario a temperarturas equivalentes más de mil grados centígrados por dos horas y luego de esto lo dejen caer de una altura de más de nueve metros hasta el suelo. Esta es la altura que equivale a decir que el armario caiga desde un tercer piso.

Como ves, hay varias opciones pero puedes asesorarte y adquirir el armario que más se adapte a tus necesidades o ¿verdaderamente quieres dejar tu información delicada expuesta a posibles pérdidas?

Deja un comentario