Utilidad de las cajas fuertes pequeñas

Quizás piensas que las cajas fuertes son cosa de los bancos, empresas o negocios. Que son una
necesidad para las personas que tienen un alto patrimonio familiar o deben guardar abundante
documentación importante, pero que no es necesario que una persona particular tenga una caja
fuerte en su casa. Te equivocas. Todos tenemos algo valioso que necesitamos proteger y conservar:
dinero, joyas, documentos o simples fotos. También aquellos bienes que -aunque sin valor
económico- tengan un valor sentimental merecen ser resguardados. Para tal fin están hechas las
cajas fuertes pequeñas. Puedes instalarlas en cualquier rincón de tu hogar sin apenas ocupar
espacio. Hay cajas fuertes empotrables que, además de ser discretas, puedes camuflar fácilmente.
Por otro lado, puedes encontrar cajas fuertes baratas y de calidad, si confías en el proveedor
adecuado.
Tipos de cajas fuertes pequeñas
Grandes o pequeñas, lo cierto es que las medidas poco importan para salvaguardar los bienes más
preciados de tu hogar o negocio. Y es que las cajas fuertes se adaptan a las necesidades particulares
de cada persona, espacio y elemento que van a ser conservados en ellas. Es posible escoger entre
diferentes tamaños de cajas fuertes y las tallas pequeñas son iguales de seguras y efectivas que las
cajas fuertes de tamaño grande. A continuación, un recorrido por los diferentes tipos de cajas fuertes
que hay en el mercado. Las medidas las escoges tú.
-Cajas fuertes de sobreponer o sobremesa
Son el modelo de caja fuerte más sencillo que hay y el más adquirido en las casas particulares,
precisamente, por su sencillez, ya que van ancladas a la pared o al suelo mediante simples pernos de
anclaje. Pueden llevar sistema de apertura de llave o cerraduras de combinación mecánicas o
electrónicas.
Cajas fuertes empotrables
Son más complejas que las cajas fuertes de sobremesa, ya que requieren de una obra para su
instalación. Sin embargo, también son las preferidas, pues, además de estéticas, dan apariencia de
una mayor seguridad. Es difícil acceder a ellas, al estar colocadas en un muro. Pueden abrirse
mediante llaves o con sistema de cerradura de combinación mecánica o electrónica.
-Cajas fuertes ignífugas
A menudo no son joyas lo que queremos guardar, sino documentos, fotos o dinero en efectivo. Las
cajas fuertes son una garantía de que esos objetos permanecerán seguros ante los ladrones. Pero ¿y
si sucede una tragedia en la casa o el local, si se trata de una empresa? ¿Y si hay una inundación o
un incendio? Para estos casos, se han hecho las cajas fuertes ignífugas. Además de otros objetos,
protegen tanto documentos en papel como en soportes magnéticos u ópticos.
-Cajas fuertes con ranura
Para impacientes que solo quieren meter rápidamente objetos finos, como tarjetas o dinero. No
necesitas abrir la caja fuerte para introducir los bienes porque incorpora una ranura.
-Cajas fuertes camufladas
Aunque te suene a películas de ciencia ficción, las cajas fuertes que no parecen lo que son existen.
Puedes insertar una caja fuerte en los sitios más inverosímiles y tan solo es necesario derrochar algo
de imaginación, para pensar dónde ocultar tu caja de seguridad; y mucha imaginación y astucia, para
descubrir dónde alguien tiene su caja fuerte camuflada, si no la colocaste tú. Nunca nadie adivinará
dónde está tu caja fuerte.
Caja fuerte de alta seguridad
Con sistemas de protección extra para elementos de mucho valor: dinero, joyas, testamentos, etc.
-Cajas fuertes con zócalo
Un zócalo separa la caja del suelo. Las hace más accesibles y protegidas.
-Cajas fuertes decorativas
El objetivo es que, además de pasar desapercibidas, se integren en la decoración de las salas en las
que se han colocado.
Aplicaciones de las cajas de seguridad pequeñas
Las cajas de seguridad pequeñas vienen a satisfacer la necesidad de proteger los bienes más
preciados de personas particulares o en pequeños locales de negocios, empresas y oficinas, frente a
los robos y otros infortunios. Encajan en un espacio reducido y pueden camuflarse fácilmente hasta
hacerlas desaparecer visualmente entre la decoración de la estancia.
Instalación de una caja fuerte
Las cajas fuertes pueden instalarse empotradas o mediante un sencillo anclaje en el suelo o la pared.
Las cajas de sobreponer se instalan simplemente con tornillos. En el caso de una caja fuerte
empotrada, es necesario realizar una obra de instalación, ya que van insertas en la pared o el suelo.
Solamente es necesario atornillar las cajas de sobreponer donde queramos colocarlas, pero quedan
expuesta a la vista.
Si optas por un cajetín de caudales, no necesitas ningún tipo de instalación, ya que es muy pequeño
y transportable, pero también, por eso, menos seguro que las demás cajas fuertes.
Las cajas fuertes son elementos imprescindibles en cualquier hogar o negocio. La variedad de
tamaños, tipos y modelos las hace accesibles a todos. Por último, el precio no está reñido con la
calidad, pues las encuentras accesibles a todos los bolsillos.

Deja un comentario